Mi familia y otras especies en extinción

 

IMG_4824

Phineas Walsh es un niño de 9 años cuyas preocupaciones no son las de un niño normal. A Phineas lo que verdaderamente le quita el sueño es el sufrimiento de los animales, su extinción y los daños que el ser humano provoca en su entorno y en sus vidas. El pequeño conoce el mundo animal mejor que cualquier enciclopedia y es capaz de relacionar todas las situaciones de su día a día con algún tipo de especie. Su actividad favorita es ver el Canal Verde, donde ha aprendido casi todo lo que sabe sobre los animales, aunque algunas cosas se las ha enseñado su abuela, y otras muchas las ha encontrado en Internet. El principal objetivo en la vida de Phineas es lograr salvar al menos una especie en extinción cuando sea mayor. Pero todo se complica cuando su madre, aconsejada por el psicólogo, le prohíbe ver el Canal Verde. La preocupación del pequeño por el mundo animal comienza a convertirse en una obsesión, hasta el punto de impedirle dormir o conseguir concentrarse en otras cosas.

Aunque es muy buen estudiante, consigue alguna que otra nota de mal comportamiento al intentar salvar a la mascota de clase (la rana Mimos) de su prisión, y otra serie de aventuras en las que su mejor amigo, Pájaro, siempre le acompaña. Tampoco comprende lo absurdo de infinidad de ejercicios del colegio (a menudo muestra ser más inteligente que su profesora), ni el acoso a que el macarra de clase, Lyle, le somete.

Su vida no es del todo fácil, sus padres se han separado y él no logra entenderlo. Su abuelo murió recientemente y tampoco consigue desprenderse del dolor que le produce su recuerdo. A menudo le resulta más sencillo comprender a los animales, pero está obligado a convivir entre seres humanos y eso le produce un continuo malestar.

Su madre está muy preocupada por la obsesión del pequeño y ya no sabe qué hacer para ayudarle.

El libro, que está narrado en primera persona, bajo la voz de Phin, nos ayuda a concienciarnos, a través de divagaciones y conclusiones divertidas, sobre problemas medioambientales muy graves a los que no solemos prestar atención. Las risas están garantizadas.IMG_5005.JPG

Se trata de una novela fresquita, sencilla, rápida y a la vez tierna, inocente y llena de esperanza, por describir la vida a través de los ojos de un niño, de los que siempre se aprende tanto.

Una historia entrañable y muy entretenida, el amor de una madre que termina entendiendo las peculiares preocupaciones de su niño. Es la primera novela de la profesora canadiense Carla Gunn, que ha ganado varios premios en su país, como el de mejor libro del año por el National Post y el Globe & Mail, y que ya se ha ido abriendo camino en numerosos países, habiendo sido traducida a cinco idiomas. Aunque está catalogada como juvenil, es evidente que a cualquier ser humano del planeta le vendría bien leerla al menos una vez en la vida.

Valoración: 7/10
Anuncios

Marina

Llevaba tiempo detrás de esta bonita obra de Carlos Ruiz Zafón, la última de sus novelas (mal) considerada para un público juvenil. Escrita en 1999, fue la predecesora de la mágica La Sombra dmarinael Viento (2001) y, claro, con un título tan dulce y las buenas críticas llegadas a mis oídos, era de lectura obligatoria.

Aunque ya sabía que me gustaría, porque Zafón nunca me defrauda, tengo que reconocer que me ha sorprendido bastante, ya que esperaba una lectura más trivial por estar catalogada como juvenil. Pero no. Por ello es que creo que de juvenil nada: grave error.

¡A los adultos nos encantan estas historias!

Oscar Drai es un joven que decide volver a Barcelona para hacer frente a una historia de amor pasada que nunca dejó de atormentarle. Nos situamos en 1979, aunque su protagonista cuenta la aventura quince años después. La historia transcurre en los meses que van de septiembre hasta mayo. Óscar es un joven curioso que vive en un internado de la vieja Barcelona, en sus horas libres suele salir a pasear y observar las oscuras calles y los callejones menos transitados de la ciudad. En uno de esos paseos rutinarios, descubre un viejo caserón abandonado en el barrio de Sarriá, donde conocerá a Marina y a su padre, a quienes en seguida aprende a querer y a considerar su familia.

Es precisamente Marina quien le adentra en la historia que puede costarle la vida. En una extraña visita al cementerio, le muestra a una misteriosa mujer vestida de negro que deposita una rosa en una tumba sin nombre el primer domingo de cada mes. Y deciden investigar. Aquí aparecen otros personajes más oscuros y siniestros que llegan incluso a inspirar el terror, aunque no dejan de representar una historia de amor y miedos más allá incluso de la propia vida.

Es precisamente al final de la novela cuando se introducen unas migajas de fantasía con las que no llego a estar de acuerdo (me considero poco partidaria de la ciencia ficción), quizás ése sea el motivo que catalogue la obra como dirigida a un público juvenil.

En cualquier caso, merece la pena leerla, es muy cortita (286 hojas) y engancha desde la primera línea. Se me antoja una buena excusa para conocer la escritura de Zafón, que a mí personalmente me apasiona (si es que aún no la conoces) para después continuar con La Sombra del Viento, su obra cumbre.

El final te deja ese nudito en la garganta de las emociones removidas y la sensación de haber conocido a Marina en cualquier otra mujer.

Valoración: 7/10

En el PAÍS de la NUBE BLANCA

Las navidades trajeron consigo esta maravillosa novela de Sarah Lark que ha conseguido transportarme a una Nueva Zelanda del siglo XXI llena de magia y emociones bonitas.

unnamed

Aunque posteriormente he leído muy  buenas críticas sobre ella, no tenía noción de su existencia cuando llegó a mis manos. En cualquier caso, es uno de los libros más bonitos que he leído últimamente. Hasta el punto de haberme sacado de un rinconcito oscuro de pereza literaria en el que me hallaba desde hacía unos meses.

Dicho de otro modo, 756 páginas leídas en 6 días aproximadamente. No puedo decir nada malo de ella, cabe destacar que es una trilogía (En el PAÍS de la NUBE BLANCA, La CANCIÓN de los MAORÍES y El GRITO de la TIERRA), aunque cada una de las novelas tiene su principio y su final. En cuanto las haya leído os comentaré las demás.

Se trata básicamente de una saga familiar que comienza con dos jovencitas londinenses en 1852; Gwyneira, de origen noble y Helen, proveniente de una vida mucho más humilde e institutriz de profesión.

Ambas toman rumbo a Nueva Zelanda en el Dublin y en los tres meses que dura el viaje logran forjar una amistad que conservarán el resto de sus vidas.

Gwyneira se ha prometido al hijo de un magnate de lana (al que no conoce) en una partida de cartas entre su padre y su futuro suegro. Helen, por su parte, tampoco conoce al que será su marido, sólo sabe que ha respondido a la solicitud de matrimonio de un granjero que vive al otro lado del mundo.

Poco tiempo después descubren que ambas familias se hayan enfrentadas por cuestiones del pasado que todavía desconocen y durante algún tiempo han de continuar su amistad prácticamente en secreto.

En esa nueva tierra aprenden a crecer y a sobrevivir a sus emociones, buscan el amor y la felicidad lejos del lugar que las vio nacer y a ratitos parecen encontrarlo, pero la vida no es un camino sencillo.

Es maravilloso crecer junto a ellas y conocer un lugar precioso del que tenía una noción más bien escasa. Aprender historia y geografía y viajar gratis. ¿Se puede pedir algo más? 

Supongo que los buenos libros no tienen una explicación rápida de por qué son buenos, están simplemente llenos de una magia que te atrapa desde el minuto uno y te introduce en un mundo que en nada se parece al tuyo. Si tengo que elegir un motivo de por qué me ha gustado tanto esta primera novela que leo de Sarah Lark, diría que ha logrado con creces desprenderme de mí misma durante las horas que permanecía leyendo. Desprenderme de mí misma encontrándome al mismo tiempo en pequeños instantes de las dos protagonistas.

Valoración: 8/10

 

 

Seda

Esta novela italiana de Alessandro Baricco publicada en 1996 llegó a mis manos gracias a mi amiga Tere (siempre que me apetece un buen libro le pregunto a ella). Y esta vez, tampoco falló.

seda

Qué puedo decir de Seda, supongo que, como las grandes cosas de la vida, es una novela que no puede ser descrita, ni siquiera hablando de su argumento. Una novela corta, de apenas 128 páginas y una historia que, contada por cualquiera podría parecer de lo más corriente: el amor entre los repetidos viajes a Japón de un comerciante francés del siglo XIX, Hervé Joncour, para abastecer con huevos de gusano de seda la industria textil de su pueblo.

En este caso, la cuestión no es qué cuenta, la cuestión es cómo. La poética narrativa seguida por Baricco va mucho más allá de las simples palabras, escritas con tal suavidad que parecen hechas con la propia seda. Sigue un ritmo tranquilo, pausado, sereno, que me hizo entrar en esa calma incluso después de haber concluido su lectura. Seda es una sucesión de imágenes en la memoria del lector, es el amor descrito sin palabras. No debe leerse, sino bailarse, porque esta obra es música.

A través de los distintos viajes que realiza el protagonista, el autor introduce temas tan transcendentales como el amor o la infidelidad, incluso el inconformismo propio de una vida vacía, la espera y la esperanza tan propia de ella, así como la desesperanza, sin olvidar esa pincelada de exotismo japonés que invade de magia la lectura. Y, por supuesto, la sensualidad, sin ella, no existiría Seda.

Los personajes son descritos de forma muy breve y sutil, lo que incrementa la necesidad de desarrollar doblemente la imaginación y viajar con ella.

Es una novela que desprende un calorcito inconfesable, de las que ya no quedan. De las que, con una segunda y tercera lectura, te regala sensaciones nuevas. Ha sido traducida a diecisiete idiomas, en España ha superado las cuarenta ediciones. Su autor, licenciado en filosofía, ha escrito otras novelas antes y después de Seda, pero ninguna logró tanto éxito como ésta.

Si aún no la conoces, ¡corre a por ella!

Valoración: 8/10

OUT

Ahora os voy a hablar del primer libro de novela negra que leí en mi vida. El primero y el mejor, de hecho. Alguien me dijo una vez que la novela negra relataba la realidad de lo más oscuro de las sociedades, y probablemente Out sea un buen ejemplo de ello.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Natsuo Kirino es el pseudónimo de Mariko Hashioka, la escritora japonesa autora de Out, que, pese a comenzar su carrera escribiendo novela romántica, la ha dedicado de lleno a la novela policíaca y negra en general. Out, publicado en 1997, ha sido el primero de sus libros en traducirse a inglés y español.

Si antes de leerlo me hubiesen resumido su contenido y preguntado sobre él, probablemente no habría llegado a leerlo. Es el típico libro que parece que no te va a gustar y después te enamora. Como aquel vestido rojo que viste en la percha y creíste que nunca te sentaría bien a ti, y al ponértelo te convertía en una diosa. Pues algo parecido.

Tanto, tanto, que podría decir que es uno de mis favoritos. Es un libro que he regalado en varias ocasiones (arriesgándome a que su destinatario pensara que soy una loca peligrosa, tal vez hasta estuviera en lo cierto), incluso por prestar repetidas veces he llegado a perder mi ejemplar, cosa que lamento sobremanera, por lo que espero hacerme pronto con uno nuevo.

Pero hablemos de Out. Out está ambientado en un Japón industrial, y centra su relato en la historia de cuatro mujeres que trabajan en el turno de noche de una fábrica de comida preparada. Una de ellas, Yayoi, vive un infierno en su matrimonio, su marido es un hombre violento que bebe con frecuencia. Una noche confiesa a Masako, una de sus compañeras, que le ha asesinado y necesita esconder el cadáver.

Masako lleva una vida vacía, desganada y carente de afecto familiar. Cuando se entera de lo que le ha ocurrido a su amiga, no duda en ayudarla: deciden descuartizar el cadáver y repartirlo entre distintos puntos de la ciudad. Pronto, junto a sus otras dos compañeras, se ven sumergidas en un círculo vicioso y oscuro de sangre e ilegalidad.

Alguien descubre sus planes y les ofrece un trabajo gratamente remunerado: deshacerse de otros cuerpos.

Os confieso que escribiendo estas líneas me entra de nuevo el cosquilleo que tuve durante toda la lectura. Pero, ¡ojo! Aviso para asustadizos: describe escenas fuertecitas. De hecho, es uno de los puntos fuertes de la novela, la parte descriptiva. La autora sabe muy bien cómo llevar al lector a las emociones de sus personajes y describe cada una de las escenas al mínimo detalle, hasta llegas a dudar si realmente has estado ahí. Hasta llegas a perderle el miedo-asco-repulsión a la sangre.

Valoración: 9/10

Cambio mis tacones por las ruedas de un tractor

Paseando entre los estantes de libros de una tienda de un centro comercial cualquiera di con este título y no supe quedar indiferente. Quizás porque yo también cambiaría mis tacones, o quizás porque ya los cambie, o quizás simplemente porque es un título llamativo donde los haya.

Y lo cierto es que no soy muy dada a este tipo de novelas romanticonas de primer grado, pero… No sé.

tacones1.jpg

El caso es que me hice con él.

Y, una vez con el libro entre las manos, comprobé que se trataba de una historia autobiográfica; que su escritora, Ree Drummond, era una conocida bloguera de cocina admirada por su autocrítica y su humor, que un buen día decidió escribir un libro en el que contar la historia de cómo conoció al amor de su vida.

Ree explica en el prólogo que la idea surgió hace algunos años, tomando notas sin mucho sentido de aquellos días en los que conoció a su marido. Sin embargo, habiendo llegado apenas a la mitad del primer capítulo, guardó todos sus apuntes en un cajón. Fue un tiempo después, cuando en un ataque de repentina creatividad decidió retomarlo e ir publicándolo en su blog por episodios. Conforme fue viendo el éxito que la historia iba tomando entre sus seguidores, continuó con ella hasta determinar la publicación de todo aquello en un libro.

Y bien, la historia es sencilla y de lectura rápida: Ree Drummond vuelve temporalmente a su pueblo natal después de la universidad, allí conoce de forma completamente casual al que ella llama el hombre Marlboro, en la barra de un bar: un vaquero de los de verdad, con sombrero y botas de tacón alto para afirmarse en los estribos. Entonces ocurre lo que popularmente se conoce como un flechazo.

Por aquel entonces, Ree mantenía una relación vacía pero estable con un joven de California. De pronto, se da cuenta de que no quiere volver a verle y decide apostar todo a una sola carta por su vaquero. El misterioso hombre Marlboro vive en un rancho familiar a sólo una hora de la casa de sus padres, sus vidas no podían ser más diferentes. Y todo su esquema configurado de planes de futuro en Chicago se veía reducido a una nueva y desconocida improvisación: ahora debía aprender a ser una vaquera.

“Durante esos días conocí a un vaquero que llevaba Wranglers y cuyos ojos, azules como el hielo, me hicieron perder el mundo de vista. Sin poder resistirme, cancelé la mudanza a Chicago, me casé con el vaquero, tuvimos hijos y me encontré persiguiendo vacas por el porche de mi casa, perdida en mitad de la nada”.

Qué puedo comentar de esta historia, obviamente no es la novela de mi vida ni se acerca a una de las mejores, pero es realmente entretenida y se lee rápido. El relato es cuanto menos curioso y le despierta el carácter romántico a cualquiera. Perfecta para un viaje largo o un domingo por la tarde, y para amenizar cualquier tipo de espera.

 

“No sé cuánto tiempo estuvimos allí, dándonos nuestro primer beso. Lo que sí sé es que cuando el beso terminó, se llevó por delante mi vida tal como la había conocido hasta entonces.

Pero yo aún no lo sabía”.

“Y, por primera vez en mi vida, a pesar de mis creencias sobre el feminismo, la independencia y la autonomía emocional sabía que estaría incompleta sin él.

Ése sí que fue un momento aterrador”.

 

Y yo, como soy una ñoña empedernida y para no perder las buenas costumbres, he subrayado los párrafos bonitos, que domingos tontos tenemos todos…

Valoración: 6/10

Lolita

lolita

“Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía. Lo-li-ta: la punta de la lengua emprende un viaje de tres pasos paladar abajo hasta apoyarse, en el tercero, en el borde de los dientes. Lo-li-ta.

Era Lo, sencillamente Lo, por la mañana, cuando estaba derecha, con su metro cuarenta y ocho de estatura, sobre un pie enfundado en un calcetín. Era Lola cuando llevaba puestos los pantalones. Era Dolly en la escuela. Era Dolores cuando firmaba. pero en mis brazos fue siempre Lolita”.

 

Aquí tenemos a “Lolita”, la que ha sido mi compañera durante las Navidades y de la que tengo que decir que, pese al escabroso y complicado tema tratado, me ha dejado muy buen sabor de boca.

La historia está contextualizada en los años en los que fue escrita, los 50: Lolita es una niña caprichosa de doce años, bastante malcriada y consentida que vive con su madre, la viuda Charlotte Haze, en Estados Unidos. Cuando apenas tiene doce años, aparece en sus vidas el profesor Humbert Humbert; un francés llegado de la vieja Europa tras su divorcio.

Humbert es un cuarentón con una distorsionada y repugnante visión de la realidad desde la infancia: vive obsesionado con las niñas apenas preadolescentes desde que perdió a su primer amor, Annabel, repentinamente y para siempre. Tenía doce años. (Casualmente, los mismos que Lolita).

“Nínfulas” es el término que Humbert emplea para referirse a estas niñas por las que se siente perdidamente atraído. Pero esta simple atracción, nunca llevada más lejos, se convierte en algo mucho más fuerte cuando conoce a la pequeña Lo.

Inmediatamente, surge la necesidad de pasar con ella todo el tiempo, hace lo posible por conseguir ser inquilino de una de las habitaciones de la casa de la señora Haze. Y, con el tiempo, consigue contraer matrimonio con ella, con el único objetivo de permanecer siempre cerca de Lolita.

Lolita es muy consciente de la atracción que el profesor siente por ella y se aprovecha de la situación, se divierte con él, saca partido de esa debilidad y, cuando, por desgracia, su madre muere accidentalmente y es Humbert quien debe hacerse cargo de ella, Lolita inicia un juego complicado de seducción al que el profesor no sabe negarse: ella siempre se sale con la suya.

Aquí empieza una aventura, viviendo de motel en motel por todo Estados Unidos, en la que el autor, Vladimir Nabokov, sabe atrapar muy bien al lector hasta un final inesperado que, por supuesto, no pienso contar.

Lolita es una novela que ha levantado polémicas desde antes de su publicación, el autor comenta en las últimas páginas que ninguna editorial quería hacerse cargo de ella. Hablamos de unos años difíciles y de un tema aún más complicado. El libro trata muy de cerca la sexualidad y la atracción hacia las niñas, un asunto tabú y peliguado, especialmente a mediados del siglo pasado.

De hecho, la primera edición, que fue publicada en París en 1955, en la versión original inglesa, fue prohibida en Francia e Inglaterra y no pudo ser publicada en Estados Unidos hasta tres años más tarde.

¿Mi opinión? Es un libro que no debe faltar en ninguna biblioteca.

Valoración: 8/10