Archivo de la categoría: Satírica

Mi familia y otras especies en extinción

 

IMG_4824

Phineas Walsh es un niño de 9 años cuyas preocupaciones no son las de un niño normal. A Phineas lo que verdaderamente le quita el sueño es el sufrimiento de los animales, su extinción y los daños que el ser humano provoca en su entorno y en sus vidas. El pequeño conoce el mundo animal mejor que cualquier enciclopedia y es capaz de relacionar todas las situaciones de su día a día con algún tipo de especie. Su actividad favorita es ver el Canal Verde, donde ha aprendido casi todo lo que sabe sobre los animales, aunque algunas cosas se las ha enseñado su abuela, y otras muchas las ha encontrado en Internet. El principal objetivo en la vida de Phineas es lograr salvar al menos una especie en extinción cuando sea mayor. Pero todo se complica cuando su madre, aconsejada por el psicólogo, le prohíbe ver el Canal Verde. La preocupación del pequeño por el mundo animal comienza a convertirse en una obsesión, hasta el punto de impedirle dormir o conseguir concentrarse en otras cosas.

Aunque es muy buen estudiante, consigue alguna que otra nota de mal comportamiento al intentar salvar a la mascota de clase (la rana Mimos) de su prisión, y otra serie de aventuras en las que su mejor amigo, Pájaro, siempre le acompaña. Tampoco comprende lo absurdo de infinidad de ejercicios del colegio (a menudo muestra ser más inteligente que su profesora), ni el acoso a que el macarra de clase, Lyle, le somete.

Su vida no es del todo fácil, sus padres se han separado y él no logra entenderlo. Su abuelo murió recientemente y tampoco consigue desprenderse del dolor que le produce su recuerdo. A menudo le resulta más sencillo comprender a los animales, pero está obligado a convivir entre seres humanos y eso le produce un continuo malestar.

Su madre está muy preocupada por la obsesión del pequeño y ya no sabe qué hacer para ayudarle.

El libro, que está narrado en primera persona, bajo la voz de Phin, nos ayuda a concienciarnos, a través de divagaciones y conclusiones divertidas, sobre problemas medioambientales muy graves a los que no solemos prestar atención. Las risas están garantizadas.IMG_5005.JPG

Se trata de una novela fresquita, sencilla, rápida y a la vez tierna, inocente y llena de esperanza, por describir la vida a través de los ojos de un niño, de los que siempre se aprende tanto.

Una historia entrañable y muy entretenida, el amor de una madre que termina entendiendo las peculiares preocupaciones de su niño. Es la primera novela de la profesora canadiense Carla Gunn, que ha ganado varios premios en su país, como el de mejor libro del año por el National Post y el Globe & Mail, y que ya se ha ido abriendo camino en numerosos países, habiendo sido traducida a cinco idiomas. Aunque está catalogada como juvenil, es evidente que a cualquier ser humano del planeta le vendría bien leerla al menos una vez en la vida.

Valoración: 7/10
Anuncios

Lolita

lolita

“Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía. Lo-li-ta: la punta de la lengua emprende un viaje de tres pasos paladar abajo hasta apoyarse, en el tercero, en el borde de los dientes. Lo-li-ta.

Era Lo, sencillamente Lo, por la mañana, cuando estaba derecha, con su metro cuarenta y ocho de estatura, sobre un pie enfundado en un calcetín. Era Lola cuando llevaba puestos los pantalones. Era Dolly en la escuela. Era Dolores cuando firmaba. pero en mis brazos fue siempre Lolita”.

 

Aquí tenemos a “Lolita”, la que ha sido mi compañera durante las Navidades y de la que tengo que decir que, pese al escabroso y complicado tema tratado, me ha dejado muy buen sabor de boca.

La historia está contextualizada en los años en los que fue escrita, los 50: Lolita es una niña caprichosa de doce años, bastante malcriada y consentida que vive con su madre, la viuda Charlotte Haze, en Estados Unidos. Cuando apenas tiene doce años, aparece en sus vidas el profesor Humbert Humbert; un francés llegado de la vieja Europa tras su divorcio.

Humbert es un cuarentón con una distorsionada y repugnante visión de la realidad desde la infancia: vive obsesionado con las niñas apenas preadolescentes desde que perdió a su primer amor, Annabel, repentinamente y para siempre. Tenía doce años. (Casualmente, los mismos que Lolita).

“Nínfulas” es el término que Humbert emplea para referirse a estas niñas por las que se siente perdidamente atraído. Pero esta simple atracción, nunca llevada más lejos, se convierte en algo mucho más fuerte cuando conoce a la pequeña Lo.

Inmediatamente, surge la necesidad de pasar con ella todo el tiempo, hace lo posible por conseguir ser inquilino de una de las habitaciones de la casa de la señora Haze. Y, con el tiempo, consigue contraer matrimonio con ella, con el único objetivo de permanecer siempre cerca de Lolita.

Lolita es muy consciente de la atracción que el profesor siente por ella y se aprovecha de la situación, se divierte con él, saca partido de esa debilidad y, cuando, por desgracia, su madre muere accidentalmente y es Humbert quien debe hacerse cargo de ella, Lolita inicia un juego complicado de seducción al que el profesor no sabe negarse: ella siempre se sale con la suya.

Aquí empieza una aventura, viviendo de motel en motel por todo Estados Unidos, en la que el autor, Vladimir Nabokov, sabe atrapar muy bien al lector hasta un final inesperado que, por supuesto, no pienso contar.

Lolita es una novela que ha levantado polémicas desde antes de su publicación, el autor comenta en las últimas páginas que ninguna editorial quería hacerse cargo de ella. Hablamos de unos años difíciles y de un tema aún más complicado. El libro trata muy de cerca la sexualidad y la atracción hacia las niñas, un asunto tabú y peliguado, especialmente a mediados del siglo pasado.

De hecho, la primera edición, que fue publicada en París en 1955, en la versión original inglesa, fue prohibida en Francia e Inglaterra y no pudo ser publicada en Estados Unidos hasta tres años más tarde.

¿Mi opinión? Es un libro que no debe faltar en ninguna biblioteca.

Valoración: 8/10

La insoportable levedad del ser

Esta novela de pincelada filosófica llegó a mis manitas hace también ya algunos años. La recibí con los brazos abiertos porque un amigo me habló muy bien de ella (uno de estos amigos que no suele fallar en sus recomendaciones literarias) y comencé a leerla sin saber que acabaría siendo ella la que me leería a mí.

faff

Milan Kundera, su autor, es un escritor checo que insiste en negar la clasificación de su obra en un ámbito estrictamente filosófico; para él va mucho más allá de la esencia existencial de sus personajes.

La historia se sitúa en la Praga de los años 60, entorno a la existencia y pensamientos de Tomás, sin dejar a un lado la complejidad del amor, cuyo concepto adaptado a la vida diaria nunca llega a quedar claro en la mente del protagonista.

En la novela, aparecen situaciones muy cotidianas en las que se profundiza especialmente, como la sexualidad, la traición o la amistad y queda perfectamente registrado el marco histórico y político que el autor quiere destacar en repetidas ocasiones a lo largo de las páginas: el comunismo en Europa y la Guerra Fría. Por lo que este libro, además, puede ser notablemente considerado una buena guía para estudiar y comprender la historia de aquellos años.

En lo que respecta a sus personajes, los principales son cuatro: Tomás, Teresa, Sabina y Franz. Aunque tengo que destacar que mi favorito es uno de los secundarios: Karenin, del que ahora os hablaré un poquito.

Tomás es, como ya hemos dicho, el personaje protagonista. Se describe en la novela como un enamorado de su esposa desde el día que la conoce, hablando del amor puro en el más estricto sentido, un amor que no había conocido antes, pero incapaz de evitar serle infiel con otras mujeres. Teresa, su esposa, sufre por ello, pero acaba aceptando su realidad resignada por miedo a perderle. Por otro lado, Sabina es amante de Tomás y entiende la vida y la infidelidad de un modo ligero e insignificante, para ella no es algo importante. Y, por último, Franz es, a su vez, uno de los amantes de Sabina.

Pero mi personaje favorito es Karenin, la perrita de Tomás y Teresa. Es mi favorito porque es el punto de unión entre ambos, la conexión que les falta en otras situaciones de la vida, el entendimiento puro, el amor. Se ve muy bien reflejada en esta mascota la necesidad del uno para el otro, un personaje neutro al que cogí cariño antes incluso de ser presentado en la novela.

la inssssss.jpg

(imagen: https://contempolit.wordpress.com/2015/03/18/hola-mundo/)

Tengo que decir de este libro que no es nada sencillo y que en ocasiones puede parecer incluso pesado cuando se introduce en los mundos de la filosofía y convierte en transcendental cualquier tema aparentemente cotidiano, pero si algo me gusta de él es el sabor que queda tras su lectura, como si una pesara un poquito menos y supiera de la vida un poquito más. Es una sensación muy bonita que no deja cualquier lectura, es por ello que accedo a mi recomendación.

Valoración: 9/10

Para terminar, si no recuerdo mal y por si a alguien le interesa, este libro fue llevado al cine en 1987, bajo la dirección de Philip Kaufman y aunque personalmente no he visto la película, creo que no tuvo mala aceptación entre su público.

 

HISTORIAS DE CRONOPIOS Y DE FAMAS

CRONOPIOSYFAMASMi paseo con esta gran obra comienza hace ya algunos años, durante mi bachillerato, cuando una profesora de lengua me llamó cronopio después de haberle entregado una redacción sobre la globalización.

Puede ser que fuera lunes, puede ser que fuera viernes con sabor a martes o lo mismo tan sólo era un jueves mediocre, no sé, el caso es que dijo: cro-no-pio. Y por aquel entonces yo no tenía ni idea de lo que acababa de llamarme.

Investigué por la tarde el significado de tamaña palabreja y pronto di con el título de este libro; curiosamente, uno de mis favoritos hasta ahora.

HISTORIAS DE CRONOPIOS Y DE FAMAS, de Julio Cortázar.

Yo también me pregunto cómo pude haber pasado tantos años sin descubrir a Cortázar, ya no importa. A partir de ese día fui un cronopio muy seguro de su identidad de cronopio.

Esta obra, nacida en 1962, tan sólo un año antes que Rayuela (de la que ya os hablaré en otra ocasión) significa mucho más que un puñado de páginas contando una historia: se trata de un conjunto de apuntes y relatos sobre la vida surrealista que todos llevamos dentro. El viaje es realizado de metáfora en metáfora cuidando un lenguaje tan desenfadado que parece recién peinado y con olor a Nenuco.

Lo trágico da paso a lo absurdo y lo absurdo, de pronto, se asemeja demasiado a lo cotidiano.

cronopiosyfamas2

Cortázar dividió sus textos en cuatro categorías distintas: Manual de instrucciones, Ocupaciones raras, Material plástico e Historias de cronopios y de famas. Siendo esta última en la que introduce a sus famosos personajes: los cronopios, los famas y las esperanzas.

Pero hablaré de sus secciones por orden de aparición en el libro.

En Manual de instrucciones encontramos, como aparece en la imagen, un perfecto manual para sobrevivir a lo absurdo del día a día, sin convicciones ni convencionalismos, las historias de Cortázar seducen precisamente porque no tratan de hacerlo. “Instrucciones para llorar”, “Instrucciones para subir una escalera”, “Instrucciones-ejemplos sobre la forma de tener miedo”… La mejor forma de explicar a Cortázar es no explicándolo.

En Ocupaciones Raras nos habla de situaciones singulares a la par que frecuentes desde su punto de vista tan fuera de lo común que pronto interioriza todo el mundo. Situaciones como “Pérdida y recuperación del pelo” o “Conducta en los velorios”.

Mientras que en Material Plástico podemos encontrar maravillas como “Discurso del oso”, “Sabio con agujero en la memoria”, “Esbozo de un sueño” o “Propiedades de un sillón”.

Pero si algo destaca de este libro en que el es capaz de enfocar las ruinas del día a día a través de su ojo poético, sin salir del sentido común pero bailando sobre la cuerda floja de lo más abstracto es su última categoría, Historias de cronopios y de famas, en la que termina de presentarnos una realidad que, aunque ya conocíamos, nunca habíamos observado como él.

Aquí aparecen, como comentaba, sus famosos personajes, los cronopios, los famas y las esperanzas. Siendo los tres una metáfora de la sociedad argentina de su época que bien podría seguir aplicándose a la actualidad mundial. Sacad vuestras propias conclusiones: ¿Con qué personaje te identificas?

“Cuando los famas salen de viaje, sus costumbres al pernoctar en una ciudad son las siguientes: Un fama va al hotel y averigua cautelosamente los precios, la calidad de las sábanas y el color de las alfombras. El segundo se traslada a la comisaría y labra un acta declarando los muebles e inmuebles de los tres, así como el inventario del contenido de sus valijas. El tercer fama va al hospital y copia las listas de los médicos de guardia y sus especialidades.

Terminadas estas diligencias, los viajeros se reúnen en la plaza mayor de la ciudad, se comunican sus observaciones y entran en el café a beber un aperitivo. Pero antes se toman de las manos y danzan en ronda. Esta danza recibe el nombre de «Alegría de los famas».

Cuando los cronopios van de viaje, encuentran los hoteles llenos, los trenes ya se han marchado, llueve a gritos, y los taxis no quieren llevarlos o les cobran precios altísimos. Los cronopios no se desaniman porque creen firmemente que estas cosas les ocurren a todos, y a la hora de dormir se dicen unos a otros: «La hermosa ciudad, la hermosísima ciudad.» Y sueñan toda la noche que en la ciudad hay grandes fiestas y que ellos están invitados. Al otro día se levantan contentísimos, y así es como viajan los cronopios.

Las esperanzas, sedentarias, se dejan viajar por las cosas y los hombres, y son como las estatuas que hay que ir a ver porque ellas no se molestan”.

 

Valoración: 8,5/10