El cuento número trece

Tras la entretenida lectura de “El desorden que dejas” me animé a leer esta novela de Diane Setterfield por diversas recomendaciones y debo decir que a mí no me gustó especialmente. Me costó engancharme a la historia ylibro_1322105903 meterme en la piel de unos personajes que nunca llegaron a convencerme y, aunque es cierto, que a cierta altura de la novela ya tenía curiosidad por conocer el desenlace, no hubo ningún punto concreto en el que sintiera que necesitaba más y más de este libro; y el final me resultó un poco predecible.

Ni siquiera puedo decir que sea un mal libro, que esté mal contado y que no tenga todos los ingredientes para ser una gran novela. Simplemente, no tuvo feelling conmigo y me costó leerla más de lo que me hubiese gustado.

No es una historia extensa, ni densa, ni utiliza palabras rebuscadas o frases extremadamente largas que aburran al lector y bastantes conocidos me la habían recomendado como una de las grandes.

De hecho, cuenta con el respeto de cientos de críticos literarios importantes y el caluroso abrazo de miles de lectores en todo el mundo.

Supongo que para mi gusto faltan giros inesperados que sorprendan al lector y le animen a continuar, sin embargo, la pluma de la autora es sencillamente sensacional. Escribe precioso. De hecho, creo que ese detalle (fundamental) fue el que me animó a terminar la lectura.

Ya sabéis eso de que para gustos los colores.

Sinopsis: Cuando una vieja escritora acostumbrada a mentir y una joven librera empeñada en saber la verdad se encuentran, regresan los fantasmas del pasado, los secretos de una familia marcada por el exceso, las cenizas de un incendio memorable y el perfil de un ser extraño que aparece y desaparece tras las cortinas de una mansión. Entre mentiras, recuerdos e imaginación se teje la vida de la señora Winter, una famosa novelista ya muy entrada en años que pide ayuda a Margaret, una mujer joven y amante de los libros, para contar por fin la historia de su misterioso pasado. “Cuéntame la verdad”, pide Margaret, pero la verdad duele, y solo el día en que Vida Winter muera sabremos qué secretos encerraba El cuento número trece, una historia que nadie se había atrevido a escribir.

En definitiva: una historia distinta que peca de simple y que, sin llegar a enganchar al nivel de querer devorarlo, consigue que el cuerpo te pida llegar al final.

Calificación: 5/10
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s