La canción de los maoríes

la canción de los maoríesLa Canción de los Maoríes, de Sarah Lark, es la segunda parte de la trilogía de Nueva Zelanda de esta brillante escritora alemana residente en Almería.

Cuando terminé de leer En el País de la nube blanca supe que tenía que leer el siguiente. La historia de las señoritas Helen y Gwyn me había cautivado por completo y tenía la suprema necesidad de conocer cómo continuaban sus vidas.

Y, como ya suponía, la segunda novela no me defraudó. Esta vez se centra en las historias de Kura Marotrini y Elaine, dos de las nietecitas de las anteriores protagonistas. Unas vidas intensas y llenas de magia que cautivan a cualquiera desde el minuto uno. Adoro esa clase de novelas en las que no puedes parar de leer porque necesitas saber qué va a pasar, ésta es una de ellas. Y, si además vienen cargadas de emociones y envueltas en valiosa información sobre culturas lejanas y desconocidas, mejor que mejor.

Algunos de los personajes que aparecen en la trilogía existieron en realidad, entre ellos el gran amor de Gwyn, James McKenzie, que fue el Robin Hood de Nueva Zelanda. Podéis encontrar aquí más información sobre el personaje real: https://en.m.wikipedia.org/wiki/James_Mckenzie_(outlaw)

A algunos otros se les ha cambiado el nombre y sus características, y otros (la mayoría) son completamente ficticios.

Otro de los acontecimientos que marcan un antes y un después en la historia de este libro también sucedió, desgraciadamente, en la realidad. Hablo de la tragedia de las minas Brunner, que se llevó la vida de 65 mineros en 1896, como bien señala y refleja Lark en su novela. Haciendo llegar al lector el miedo, el desgarro, el dolor y la crudeza de aquellos días.

Tengo que decir que desde el minuto uno empecé a sentir debilidad por el personaje de Elaine, sin duda mi favorito. La ternura, la inocencia y la fuerza de una niña a la que la vida separa de su familia obligándola a crecer de repente.

La otra protagonista, Kura, es mucho más altiva y orgullosa, descrita como la diosa de todas las diosas y con tanto hombre a sus pies no ha conseguido ganarse mi corazoncito, aunque confieso que, conforme avanza la novela, he ido cogiéndole un poco más de cariño.

En definitiva, si ya has leído En el país de la nube blanca y, al igual que a mí, te encantó, no sé a qué esperas para leer La canción de los maoríes, volverás a enamorarte de Nueva Zelanda.

 

Valoración: 7,5/10
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s