La insoportable levedad del ser

Esta novela de pincelada filosófica llegó a mis manitas hace también ya algunos años. La recibí con los brazos abiertos porque un amigo me habló muy bien de ella (uno de estos amigos que no suele fallar en sus recomendaciones literarias) y comencé a leerla sin saber que acabaría siendo ella la que me leería a mí.

faff

Milan Kundera, su autor, es un escritor checo que insiste en negar la clasificación de su obra en un ámbito estrictamente filosófico; para él va mucho más allá de la esencia existencial de sus personajes.

La historia se sitúa en la Praga de los años 60, entorno a la existencia y pensamientos de Tomás, sin dejar a un lado la complejidad del amor, cuyo concepto adaptado a la vida diaria nunca llega a quedar claro en la mente del protagonista.

En la novela, aparecen situaciones muy cotidianas en las que se profundiza especialmente, como la sexualidad, la traición o la amistad y queda perfectamente registrado el marco histórico y político que el autor quiere destacar en repetidas ocasiones a lo largo de las páginas: el comunismo en Europa y la Guerra Fría. Por lo que este libro, además, puede ser notablemente considerado una buena guía para estudiar y comprender la historia de aquellos años.

En lo que respecta a sus personajes, los principales son cuatro: Tomás, Teresa, Sabina y Franz. Aunque tengo que destacar que mi favorito es uno de los secundarios: Karenin, del que ahora os hablaré un poquito.

Tomás es, como ya hemos dicho, el personaje protagonista. Se describe en la novela como un enamorado de su esposa desde el día que la conoce, hablando del amor puro en el más estricto sentido, un amor que no había conocido antes, pero incapaz de evitar serle infiel con otras mujeres. Teresa, su esposa, sufre por ello, pero acaba aceptando su realidad resignada por miedo a perderle. Por otro lado, Sabina es amante de Tomás y entiende la vida y la infidelidad de un modo ligero e insignificante, para ella no es algo importante. Y, por último, Franz es, a su vez, uno de los amantes de Sabina.

Pero mi personaje favorito es Karenin, la perrita de Tomás y Teresa. Es mi favorito porque es el punto de unión entre ambos, la conexión que les falta en otras situaciones de la vida, el entendimiento puro, el amor. Se ve muy bien reflejada en esta mascota la necesidad del uno para el otro, un personaje neutro al que cogí cariño antes incluso de ser presentado en la novela.

la inssssss.jpg

(imagen: https://contempolit.wordpress.com/2015/03/18/hola-mundo/)

Tengo que decir de este libro que no es nada sencillo y que en ocasiones puede parecer incluso pesado cuando se introduce en los mundos de la filosofía y convierte en transcendental cualquier tema aparentemente cotidiano, pero si algo me gusta de él es el sabor que queda tras su lectura, como si una pesara un poquito menos y supiera de la vida un poquito más. Es una sensación muy bonita que no deja cualquier lectura, es por ello que accedo a mi recomendación.

Valoración: 9/10

Para terminar, si no recuerdo mal y por si a alguien le interesa, este libro fue llevado al cine en 1987, bajo la dirección de Philip Kaufman y aunque personalmente no he visto la película, creo que no tuvo mala aceptación entre su público.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s